DOMINGO VILLAR. EL ESCRITOR QUE VUELVE A GALICIA CADA VEZ QUE ESCRIBE.

Texto elaborado por Liliana Cancelas. Socia de A Illa dos Ratos y Guía Oficial de Galicia.

Domingo Villar (Vigo, 1971) es un autor de novela negra cuya vocación de escritor le viene desde la infancia. Con tres novelas en su haber, editadas en gallego por la Editorial Galaxia y traducidas a más de nueve idiomas, está considerado como uno de los exponentes de género negro en España.

Actualmente reside en Madrid y compagina sus labores de novelista con las de colaborador habitual en diversos medios.

Domingo Villar tiene una forma peculiar de escribir sus obras

¿Cómo escribe? Pues este autor tiene una manera muy particular de escribir sus novelas: hace las descripciones en gallego porque dice que le permite viajar emocionalmente al lugar que quiere describir, y los diálogos los escribe en castellano porque la mayor parte de su vida actual se desarrolla en ese idioma, por lo que las conversaciones le suenan más naturales en castellano. Según va escribiendo, va traduciendo el libro a los dos idiomas, por lo que al terminar la escritura tiene una novela en castellano y otra en gallego.

Su momento preferido para escribir es en el silencio de la noche acompañado de un chocolate y un café, y sus notas extendidas en la mesa del comedor. Por la mañana le leía a su padre (ya fallecido) lo que había escrito y ahora le lee a su madre, a su hermano …

En sus novelas siempre cuenta con un especial protagonismo el inspector Leo Caldas

Su personaje principal, Leo Caldas, inspector de policía de Vigo, es un hombre introvertido, que sabe escuchar y muy concienzudo en sus investigaciones. Tiene como ayudante a Rafael Estévez, aragonés de nacimiento, hecho que le permite a Domingo Villar explicar detalles que, a veces, no se aprecian siendo oriundo del lugar. Este personaje evolucionó mucho desde el policía gruñón del primer libro, pero sigue sin entender por qué los gallegos tienen que contestar siempre a una pregunta con otra y nunca dicen las cosas de forma directa.

Los dos policías investigan sus casos teniendo como paño de fondo la ría de Vigo. De hecho, cada uno de los libros tiene como protagonista una villa del entorno.

La primera novela “Ojos de Agua”, ambientada en Vigo

Su primera novela, Ojos de agua (2006) está ambientada en Vigo, donde Leo Caldas y su ayudante Rafael Estévez deben esclarecer las circunstancias que rodean el asesinato de un músico en la isla de Toralla.

Esta obra alcanzó un gran éxito, tanto nacional como internacional, siendo galardonada con diversos premios como el Sintagma, el Premio Brigada 21 o el Premio Frei Martín Sarmiento.

Con la novela “La playa de los ahogados” Caldas investiga un caso entre Vigo y Panxón (Nigrán)

La playa de los ahogados (2009) está enmarcada entre Vigo y Panxón (Nigrán) y en esta ocasión, Caldas y Estévez deben dilucidar si el cadáver encontrado en la playa de A Madorra (Panxón) fue víctima de un asesinato o si se trata de un suicidio.

Esta novela fue llevada al cine por el director Gerardo Herrero y supuso la consagración internacional de Domingo Villar en el campo de la novela negra, obteniendo premios como el Frei Martín Sarmiento, Libro do Ano en los premios Irmandade do Libro o el Premio Losada Diéguez de Creación Literaria, entre otros.

En esta nueva entrega titulada “El último barco” el inspector cruza la Ría de Vigo y llega a Tirán (Moaña)

El último barco (2019) encuadrada entre Tirán (Moaña) y Vigo, trata sobre la desaparición de Mónica Villar, profesora de cerámica en la Escola de Artes e Oficios de Vigo. En esta novela se puede observar la evolución de los personajes principales: Caldas es menos introvertido y Estévez menos gruñón. Entre los personajes secundarios tenemos ejemplos entrañables como Camilo Cruz que, siendo autista, pertenece a un colectivo que no puede comunicarse y a los que Domingo Villar les quiere dar voz, y otro ejemplo es Napoleón, un mendigo culto que no pedía limosna, sino que cobraba por sus clases de latín.

Un hecho común a las tres obras es que cada capítulo comienza con la definición de una palabra polisémica. Esto se debe a que cuando Domingo Villar acaba cada capítulo siempre encuentra una palabra clave, ambigua, en esa situación que acaba de escribir.

Cuando se le pregunta a Domingo Villar por qué tardó diez años en escribir “El último barco”, explica que el libro ya estaba terminado en 2013 aunque llevaba otro nombre: “Cruces de Pedra”. Entonces murió su padre y, mientras le daba el último repaso, decidió que el libro no tenía emoción, por lo que se puso a reescribirlo y el resultado fue “El último barco” que en palabras del propio autor “acabó siendo una novela policial por fuera y un cuento de amor a su tierra por dentro”. De hecho, en varias ocasiones ha afirmado con emoción: “Vuelvo a Galicia siempre que puedo y todos los días que me siento a escribir”.

Aquí os dejamos una entrevista muy interesante concedida por el autor al programa “Página dos” de RTVE y que fue emitida el 12 de marzo de 2019.

+ artigos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A Illa dos Ratos.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Dinahosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.