TESTIGO DE LA EVOLUCIÓN E HISTORIA DEL PUEBLO DE CANGAS.

Texto elaborado por Beatriz Iglesias Barreiro, técnica de turismo. La fotografía del inicio es de Lucía Sotelo Nogueira, socia de A Illa dos Ratos y las fotografías incluidas en el texto fueron cedidas por los descendientes de la familia que vivió durante años en la Casa da Bola.

Vivienda de uso turístico. Reservas en el 664192365 (Beatriz Iglesias).

La popular Casa da Bola es uno de esos edificios que forman parte de la vida de Cangas , como el «Reloj», la Plaza de Abastos, la Iglesia o incluso la Capilla del Hospital. A lo largo de los años todos ellos vieron pasar la vida de los cangueses y canguesas y fueron testigos de muchas historias, así como del crecimiento del pueblo.  

Es una de las construcciones que perduran en el tiempo, conservando casi su fisonomía original, presidida en su coronación por un reloj de sol y una «bola», de ahí su nombre, y es una de las mejor conservadas tanto externa como internamente.

La Casa da Bola se encuentra en el centro, en la hermosa y siempre concurrida calle Eugenio Sequeiros, desde donde fue testigo del crecimiento y evolución del pueblo de Cangas

La calle dedicada a Eugenio Sequeiros era la antigua zona de paseo marítimo de la localidad hasta que en los años ochenta se construyó la Alameda Nova o Xardíns do Señal, frente a la Alameda Vella o Xardíns de Soage.

Cangas creció en población y, de alguna manera, tuvo que crecer físicamente para poder acoger ese crecimiento, y así fue ganando terreno al mar. Allí estaba la antigua orilla que formaba la «Praia do Señal», un gran arenal que corría desde la zona del muelle hasta Rodeira, alterado únicamente por el muelle de Ojea, construido a principios del siglo pasado y donde se instalaron los primeros secaderos de pescado, que luego se transformarían en conserveras.

Para la redacción de este artículo utilicé principalmente los testimonios de dos de los nietos de Don Teodosio, Maruja, de 91 años, y Teodosio, de 88, de sus recuerdos y anécdotas vividas en esa casa tan grande y tan majestuosa, tan llena de encanto, que no de encantamiento.

Buscando datos sobre la historia de la Casa da Bola a través de los descendientes vivos de sus propietarios, llegamos al momento en que la casa era propiedad de un importante cangués llamado Don Teodosio González Gutiérrez

Don Teodosio González Gutiérrez (1856-1923), destacado representante de la abogacía local, fue Secretario Municipal del Ayuntamiento durante cuarenta años, entre 1883 y 1923, habiendo realizado estudios de derecho y leyes en la universidad.

LA CASA DE BOLAS
D. Teodosio con María Chenchita.

No fue él quien construyó la Casa da Bola, sino que la compró, según recuerdan sus familiares, a una cuñada de la familia de los «Rodales», que entonces eran terratenientes y contaban con numerosas propiedades y fincas, tanto en Cangas como en Vigo.

De la misma familia era Doña María Rodal González, suegra de D. Félix Ozámiz, querido almirante de la Marina que se convirtió en vecino de Cangas al casarse con Doña María Guzmán Rodal, y al que se le dedicó la calle principal del popular barrio del Forte, por residir durante muchos años en la hermosa casa donde hoy se encuentra la cafetería «La Habana».

D. Teodosio se casó con Dª Abelarda González Cabrera, descendiente de una famosa familia de militares, los Cabrera, que estaban emparentados con varias familias nobles

LA CASA DE BOLAS
Los Cabrera eran oriundos de Mondoñedo e incluso este antepasado de la familia conocido como el General Cabrera había sido virrey del Perú.

Cuentan que en un principio, la familia Cabrera no quería un pretendiente así para su hija, porque aunque tenían tierras y propiedades, no tenían linaje . Finalmente consintieron porque, a pesar de la ausencia de títulos, Teodosio era un joven estudiado.

Doña Abelarda tuvo varios hermanos, entre ellos Agustín, que tenía una fábrica de salazón en Menduíña, luego vendida a un Bolívar (por eso en el desván de la Casa da Bola aparecieron libros de cuentas de comercializar con sal), Amaliacasada en segundas nupcias. con el musicólogo Cecilio de la Gándara, dueño de la casa del Rapadouro, en el Espíritu Santo, y alcalde en varias ocasiones.

Muchos recuerdan a Amalia, una mujer independiente de carácter fuerte que poseía un caballo para trasladarse a sus propiedades , así como un «revólver» para defenderse de posibles atacantes cuando regresaba demasiado tarde al Rapadouro, tras visitar a su madre y hermana en la Casa da Bola.

Amalia tenía dinero y le gustaba gastarlo, así que compraba los mejores perfumes. Cuando enviudó en Gándara, al no tener hijos, fue cuidada por sus sobrinas María e Inocencia, y murió en la Casa da Bola, mucho mayor, a los 96 años.

Según ellos, fue la primera persona en inaugurar la entrada del cadáver a la Iglesia, ya que hasta esas fechas, la costumbre era que el difunto fuera llevado directamente al cementerio, para luego realizar el funeral. A lo largo de los años fue malvendiendo todas sus propiedades, como el Rapadouro, que fue adquirido por la hija de la Condesa de Aldán, cuyo marido fue embajador en Italia, así como la finca del «convento» en Rodeira y otras propiedades en Vigo.

Doña Abelarda fue una mujer muy longeva, tuvo ocho hijos y vivió siempre en la Casa da Bola

LA CASA DE BOLAS
Doña Abelarda González Cabrera.

D. Teodosio y Doña Abelarda tuvieron ocho hijos, seis varones y dos mujeres, María e Inocencia, conocidas como las “Chenchitas”, diminutivo cariñoso de Inocencia. Y en medio de tantos niños, hubo dos pares de gemelos. Pero a pesar de tener tantos hijos, por una razón u otra, solo Alejandro, que era maestro en la escuela del Pósito, y Abelardo, les dieron nietos. Este último, que era el más joven, tuvo ocho hijos. Era muy conocido porque a lo largo de su vida tuvo varios trabajos: había sido taxista, había llevado la electricidad a los faros de Cabo Home y finalmente había sido motorista de barcos.

La hija mayor era María, la Chencha, nacida en 1887, una mujer culta que leía clásicos como Quevedo y que se alimentaba de la rica biblioteca que había en la casaEn esos años, a principios de siglo, una mujer soltera, culta, con otra educación, criada entre libros y entre las partituras de su tío, defensora del rol de la mujer independiente, que hablaba de que la principal motivación no tenía porque ser casarse, …  pues era tachada de «rara».

No les importaba la ropa, tanto era así que siempre vestían vestidos largos negros con collares de encaje, incluso cuando la moda ya había acortado las faldas. También eran muy delgadas, usaban sandalias y vestían un pequeño sombrero… Los vecinos las juzgaban porque eran diferentes.

En cualquier caso, tanto María como Inocencia eran mujeres adelantadas a su época en pensamiento y atrapadas, al mismo tiempo, en un mundo y una familia de linaje rancio. Tuvieron varios pretendientes que paseaban por la acera de la Plaza de Abastos, mirando por las ventanas de la Casa da Bola pero ellas no querían saber nada. María llegó a tener un novio de Vigo, abogado, pero no quiso casarse porque dijo que la mujer tenía que ser libre.

También eran religiosos, iban mucho a la iglesia y también caminaban mucho .

LA CASA DE BOLAS
En esta imagen vemos a varios jóvenes trepando al árbol frente a la Casa da Bola el Viernes Santo para ver el Santo Encuentro, celebración religiosa que no faltaron las Chenchitas.

Maruja, su sobrina, todavía recuerda los muebles, la vajilla, el despacho de D. Teodosio, las butacas tipo sofás, que todavía no se estilaban por aquí, los quinqués del gas, las escupideras…

En la casa de una sobrina hay un cuadro procedente de la Casa da Bola, que es una de las pocas cosas que conservan, conocida por la familia como el «cuadro de las margaritas «, de una tal Clodomira, que era prima de Abelarda y propietaria de la finca de Leirachán, en Coiro, además de madrina de la esposa de Ozámiz.

La chica que aparece retratada servía en la Casa da Bola, porque allí tenían planchadora, cocineras y sirvientas, pues a su madre, Abelarda, le gustaba ese mundo de lujo pero, sin embargo, las Chenchas eran muy austeras, a pesar de ser herederas de un importante conjunto de tierras que cubrían desde San Roque hasta Ximeu, las Andias y el Xistro.

Los González Cabrera, emparentados por sus ancestros con los Troncoso del Pazo de la Picoña en Salceda de Caselas, con los condes de Canalejas del pazo de Aldán o con la Cabrera de Villa Solita en Alcabre, fueron perdiendo importancia y quedándose sin tierras por mala gestión, vendiendo propiedades, o por caseros que se quedaban con los terrenos.

Las nietas de las «Chenchitas» cuentan varias historias y anécdotas de esa casa pero hubo unas palabras con las que me quedé cautivada: » Si nuestras tías las Chenchitas, principalmente María , porque Inocencia era más retraída, mirasen que hoy en la Casa de Bola, está la sede de una asociación como Adicam , que brinda asesoramiento, apoyo y, sobre todo, alienta a muchas mujeres que lamentablemente están sufriendo una enfermedad como el cáncer, se sentiría muy orgullosa de ver que en la casa donde residieron prácticamente toda su vida se están llevando a cabo tantas actividades. María sería, en palabras de hoy en día,  una feminista».

La Casa da Bola no solo estuvo habitada por la familia de D. Teodosio, sino que hubo inquilinos y diferentes comercios con los que compartían el edificio en el que se ubicaba la casa

Uno de los inquilinos más antiguos que conocemos en el bajo de la Casa da Bola fue la farmacia de Manuel Ventura Sequeiros Matos, alcalde varias veces y diputado provincial, gran amigo de Germán González Cabrera.

LA CASA DE BOLAS
Sr. Germán González Cabrera.

Asimismo, según los sobrinos, en el primer piso, en la cocina, estaba el local de la Falange, donde se originó un incendio en 1937, que obligó a cambiar de ubicación el Casino Marítimo Recreativo que, a partir de los años veinte, venía ofreciendo bailes de Carnaval y Reyes, además de abundantes juegos de mesa, billar y naipes.

Posteriormente, en la planta baja, hubo varios negocios bien conocidos que se fueron sucediendo a lo largo del tiempo: en el lado izquierdo, Evita estaba con su telar de lana, y anteriormente su hermano con una mueblería; en el medio estaba la barbería de Leiro y luego la droguería Maruxa; y en la esquina derecha estaba la tienda de ultramarinos de la Candarola.

Arriba, en el ático, vivía la familia de los «Alfonsitos», entre los que se encontraba Joaquín Sobreira Laxe, que fue escribiente en la fábrica de Eiroa y luego llegó al Alcalde, además de un hermano carabinero y dos hermanas solteras.

También vivieron en la Casa de la Bola los Palacios, que tenían una confitería en la calle Real. Como anécdota, Maruja recuerda que uno de los niños, muy pequeño, salió al balcón del segundo piso y fue caminando por una cornisa muy estrecha, todo tranquilo. Pero la gente que caminaba por la calle empezó a gritar por el peligro que suponía, y llegaron incluso a poner colchones en el suelo. Poco a poco fueron atrayendo al niño, que regresó a la ventana sin que finalmente sucediera nada grave. Aquello había sido un milagro !!!

La Caja de Ahorros de Vigo se interesó por la propiedad de la Casa da Bola, posiblemente para abrir una sucursal en Cangas, pero finalmente adquirió el solar donde estaba la Capilla del Hospital y construyó en él un nuevo y moderno edificio

Para resumir los últimos años de historia de la Casa da Bola, podemos partir del momento en que los «Chenchas» se mudaron a una casa que habían comprado en O Seixo, en Darbo, a mediados de los años sesenta, ya que la antigua Caja de Ahorros de Vigo había mostrado interés en la propiedad de la Casa da Bola, intuimos que para iniciar la actividad de una sucursal en el pueblo.

Vendieron su parte, al igual que Abelardo, pero la Caja se encontró con el escollo de que uno de los hermanos, Álvaro, que se encontraba en una casa de pobres por padecer problemas mentales desde joven, no llegó a firmar la venta con la que el proceso de compra estuvo estancado durante varios años.

Sigo intuyendo que fue en ese punto muerto cuando la Caja de Ahorros, al ver que se iba a ralentizar la operación, puso los ojos en la Capilla del Hospital y el equipo de gobierno en aquel momento consintió el derribo de la hermosa pieza de nuestro patrimonio para levantar un edificio que ensombreció el frente marítimo del casco antiguo. Al final resultó que era más fácil comprar la Capilla del Hospital y tirarla que sacar a los últimos inquilinos de la Casa de la Bola.

En 1973, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal de Vigo demandó a los herederos “desconocidos e inciertos” de D. Álvaro González González (que tuvo descendencia) y a sus sobrinas, Mercedes y María González Vázquez, sobre venta en puja pública del inmueble de la Casa de la Bola y de una casa también de los herederos de D. Teodosio, en la calle Síngulis.

La Casa da Bola había sido valorada en 1.860.000 pesetas y, a pesar de la publicación de los edictos correspondientes, la puja quedó desierta. Finalmente se adjudicó a la Caja de Ahorros por dos tercios de su valor inicial, es decir, por 1.240.000 pesetas.

En 1986, la Caja presentó una carta al Ayuntamiento declarando la inminente ruina de este edificio. Aunque aún había inquilinos, estos ya no hicieron ninguna alegación y abandonaron la casa voluntariamente al reconocer el peligro de permanecer en ella.

Así, el técnico municipal emitió el dictamen de ruina para desalojarlo primero y luego demoler su cubierta interior, pero debiendo conservar los muros verticales de piedra de las fachadas exteriores, ya que el edificio estaba catalogado como Patrimonio Histórico-Artístico.

En 1990 el Ayuntamiento de Cangas compró la Casa da Bola cuando se encontraba en un estado ruinoso y fue reconstruida para albergar el Centro Social de Cangas

Cuatro años después, en 1990, la Casa da Bola fue vendida al Ayuntamiento de Cangas, por 41 millones y medio de pesetas antiguas, para ser más exacto por 41.515.875 pesetas. La compra por parte del Ayuntamiento se produjo cuando estaba presidido por una Comisión Gestora, constituida en mayo de 1990, tras los hechos de 1989, en los que el equipo de gobierno socialista fue echado de la alcaldía tras la subida de impuestos de la contribución urbana.

Con esta adquisición, que fue recogida en pleno el 31/12/1990, el Ayuntamiento perseguía dos objetivos: la defensa del patrimonio histórico-artístico y la creación de servicios culturales y sociales .

Casi dos años después se firmó un convenio de colaboración con la Consellería de Servicios Sociales de la Xunta para la construcción de un Centro Social, con cantina incluida, que permaneció en uso durante casi veinte años, hasta que el nuevo edificio de la antigua Casa do Mar acogió el nuevo Centro Municipal Social.

Desde hace unos años, en su pasado más reciente, la Casa de la Bola alberga las sedes de diversas asociaciones como ADICAM, Chuchamel, Púrpura, Afamo y la Oficina Municipal de Turismo.

LA CASA DE BOLAS
Fachada actual de la Casa da Bola (fotografía cedida por Merchi Giráldez).

Estoy muy agradecido con Maruja y Teodosio por abrirme las puertas de su casa y permitirme pasear por su recuerdos. Gracias a ellos conocemos mejor la historia de la Casa da Bola que sigue observando el paso de las personas, muchas más que antes, cuando era una vivienda particular, y presenciando los nuevos recuerdos y vivencias del pueblo de Cangas y sus vecinos.

+ artigos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A Illa dos Ratos.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Dinahosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.