LA HISTORIA DEL LUGAR DE AS CORTES – PUNXEIRO.

Texto elaborado por Benito Vilas Estévez, socio de la empresa «Árbore Arqueoloxía e Restauración Sociedade Cooperativa Galega» que fue la encargada de la excavación y puesta en valor de la aldea de Punxeiro.

El proyecto » Redescubrindo as paisaxes de Berobreo» buscaba recuperar y poner en valor gran parte de los recursos arqueológicos que encontramos en la subida al Monte do Facho

Dentro del proyecto “ Redescubrindo as paisaxes de Berobreo” promovido por el Ayuntamiento de Cangas en el año 2018, se pusieron en valor los distintos petroglifos del Monte do Facho, su valor natural, la aldea de Punxeiro y otras estructuras desconocidas hasta la fecha.

El que ofrecemos aquí es un resumen de la actuación que se realizó para la recuperación del lugar catalogado por la gente de la zona como As Cortes (por haber sido reutilizada como cuadras en una época reciente), o Punxeiro.

Sabemos que la aldea de Punxeiro estuvo habitada hasta el siglo XVIII, pero no hay certeza sobre desde cuando

Su historia no está muy investigada, y no hay un punto exacto para su origen (si bien sabemos por los restos materiales y la documentación que tenemos que ya en el siglo XVI estuvo habitada, y ciertas evidencias apuntan a que también sería anterior a este siglo), mas se sabe que estuvo habitada hasta el siglo XVIII, momento en el que se abandona por la falta de agua, “cuando se seca el río” según la documentación.

Este momento coincide en el tiempo con la aparición del actual núcleo de Donón, por lo que podría interpretarse que una aldea nace cuando se abandona a otra. En la memoria de los habitantes de Donón aún está viva la idea de que Punxeiro fue el primero y original emplazamiento de la aldea, el lugar donde nació el núcleo actual (la gente de la zona se refiere a que Donón nació en Punxeiro).

Lo que sí es muy importante indicar, es que durante estos trabajos solo se recuperó la parte de aldea que está en la ladera de la subida al Monte do Facho, ya que la aldea de Punxeiro estaba dividida en 2 mitades, de las cuales la otra mitad estaría en dirección a Punta Couso, en la zona del Rapunxeiro, donde aún son visibles algunas viviendas, si bien están totalmente abandonadas.

Antes de los inicios de recuperación y puesta en valor de este lugar, la aldea pasaba totalmente desapercibida y la gente ni tan siquiera era consciente de que estaba allí, e incluso gentes del lugar no la recordaban.

PUNXEIRO

De hecho, ni nosotros mismos éramos conscientes ni sabíamos la cantidad de estructuras que podíamos localizar debido a la intensa vegetación, pero conforme avanzábamos en los trabajos las estructuras iban emergiendo

 

Una vez finalizada las labores de desbroce y limpieza de las estructuras que se correspondían con los muros, pudimos comprobar que contábamos con un total de ocho espacios diferenciados

Había un total de ocho estructuras, con lienzos de pared de diferentes alturas y grados de conservación, así como un pequeño espacio entre dos de las construcciones, parcialmente cerrado con uno pequeño muro (el ubicado entre las estructuras 3 y 4).

PUNXEIRO
Las ocho zonas delimitadas tras la actuación de Árbore Arqueoloxía e Restauración.

Desafortundamente con la información de la que disponemos a día de hoy es imposible saber si las construcciones se corresponden con viviendas o con espacios accesorios a ellas (cortes, cobertizos…), por lo que no podemos descartar que hubiera más estructuras y que hayan desaparecido completamente. Lo que sí pudimos documentar fue la reutilización de diversos elementos procedentes de otros lugares para las construcciones de las edificaciones, como por ejemplo esta rueda de molino que fue reutilizada y que se dejó allí para que la gente pueda admirarla.

PUNXEIRO
Piedra de molino de río reutilizada.

A mayores, dentro del proyecto, también pudimos recuperar una de las leyendas que había quedado prácticamente olvidada de este lugar, y que afecta a la aldea de Punxeiro: la leyenda del “Roble de los Enamorados” y “Cueva de los Enamorados” donde los amores de Punxeiro se reunían.

Cuenta la tradición oral que este era el punto de encuentro para los novios de las aldeas de Donón y Vilanova, dos puntos hoy en día bastante separados en las comunicaciones por carretera, pero que antiguamente estaban muy próximos por el monte, por lo que eran muy habituales los casamientos entre habitantes de los dos lugares (por lo que popularmente recibe el nombre de “amores de Punxeiro”).

Frente al roble, justo al otro lado del camino, hay una pequeña estructura conocida como “la Cueva”, que según la tradición oral era el lugar donde se producían los encuentros amorosos de los enamorados que quedaban junto al roble. La tradición oral dice que la cueva fue tapiada precisamente para evitar esos encuentros, que serían desviados al entorno del propio roble.     

PUNXEIRO
Roble y cueva de los enamorados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A Illa dos Ratos.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Dinahosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.