Cadeira de soños

A los catorce años Ubaldo Lemos sufre un accidente cuando estaba cuidando de un rebaño de ovejas. Saltó de una roca a otra y la caída le provocó una lesión medular que lo incapacitó para el resto de su vida. Posteriormente, mandaría traer la piedra de la que se había caído y ordenó colocarla en el atrio de la capilla de Vilanova. Sobre ella esculpió el inicio de un poema referente a su accidente, que muestra la generosidad que siempre lo caracterizó: “ Cautivo fui de ti/ Sin rencor, sin odio”.

Ubaldo Lemos Vaqueiro

A los catorce años Ubaldo Lemos sufre un accidente cuando estaba cuidando de un rebaño de ovejas. Saltó de una roca a otra y la caída le provocó una lesión medular que lo incapacitó para el resto de su vida. Posteriormente, mandaría traer la piedra de la que se había caído y ordenó colocarla en el atrio de la capilla de Vilanova.

Sobre ella esculpió el inicio de un poema referente a su accidente, que muestra la generosidad que siempre lo caracterizó: “ Cautivo fui de ti/ Sin rencor, sin odio”. … Read More

Ler máis »

Subscríbete ao noso boletín!

Cada venres mandarémosche un correo con cousiñas interesantes complementarias ás nosa rutas.

Ao subscribirte, aceptas recibir os nosos correos informativos e aceptas a nosa Política de Privacidade. Podes darte de baixa en calquer momento

Empregamos cookies para asegurar unha mellor experiencia de navegación neste sitio web.    Ver Política de cookies
Privacidad